Todo creyente, todo el que acepta a Dios como su Señor y Salvador es considerado hijo espiritual de Abraham, y de David. Nunca en la historia de este mundo han faltado creyentes sinceros sobre la faz de la tierra, Dios siempre ha hecho provisión especial para preservar a su pueblo de modo que nunca sea erradicado de la Tierra. Los valdenses son un ejemplo de ello, en aquellas cuevas que los protegieron de las persecuciones romanas, Dios mantuvo testigos de su Palabra y un pueblo fiel.

Del mismo modo, ten la seguridad de que hoy Dios sigue protegiendo de forma especial a sus hijos, a la descendencia de David (tanto física como espiritual). Dios no te desamparará pues eres un hijo, una hija suyo. #Promesa Salmo 89:3-4

Sal89-3-4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s