A veces acudimos a alguien para que nos ayude, para que nos haga “justicia”, y después descubrimos que ese “alguien” es amigo de la persona que busca nuestro mal. No es el caso de Dios, como nos dice este Salmo en la pregunta retórica.

Dios sabe que se juntan contra la vida del justo, y condenan su sangre inocente. Pero a pesar de todos los planes para la destrucción del bueno, Dios nos ha sido refugio en el pasado, y lo será en el presente y el futuro. Puede incluso que nos quiten la vida, pero para Dios eso tampoco es un problema, pues nos resucitará en el día postrero.

Cuando confiamos en Dios, podemos estar tranquilos como el que está protegido por un muro de roca, por lo más sólido y firme que existe.

Por otro lado, la justicia de Dios va más allá aún, manifestando su propia misericordia al ser comedido en la retribución. El mal que desean contra el bueno, será el mismo mal que se vuelva contra el malo. Dios los destruye haciendo que reciban las consecuencias de aquello mismo que querían hacer a los hijos de Dios. Ni más, ni menos que recibir sus propios actos en carne propia, siempre que no procedan al arrepentimiento. Si hacemos bien, recibiremos bien, si hacemos mal, recibiremos mal. #Promesa Salmo 94:20-23

sal94-20-23

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s