bodaHoy hace 20 años que decidimos crear una familia, con la ayuda del Señor. 20 años dan para mucho, y a la vez no son nada, cuando hay Amor, con mayúscula, y me refiero a la presencia del que es Amor (1 Juan 4:8). “Porque mil años delante de tus ojos Son como el día de ayer, que pasó, Y como una de las vigilias de la noche” (Salmo 90:4), y lo mismo nos ocurre a quienes habitamos con Él.

20 años hace que Susana y un servidor dimos el “Sí quiero”, que se ha estado repitiendo y se sigue repitiendo cada mañana, cuando tenemos el privilegio de despertar a la vida el uno al lado del otro. 20 años que han dado mucho de sí, si además añadimos los 3 años y medio de noviazgo, nos lleva a 23 años y medio. Llevamos más tiempo viviendo juntos que sin conocernos, y una vez cruzado ese ecuador, te das cuenta de que esta vida es la real, la única que conoces y que no tienes deseos de conocer ninguna otra vida, salvo ponerla en las manos de Dios y hacer que se vuelva algo que dure tanto como el mismo Amor, quien es Eterno.

En estos 20 años el Señor nos ha regalado dos maravillosos hijos con un corazón tan grande que sólo piensan en servir a los demás, cada cual a su manera, con su propia personalidad, pero que recogen lo bueno de Susana y de uno mismo. ¡Qué bueno que ha sido Dios con todos nosotros estos 20 años!

20 años en los que hemos llorado, reído, abrazado, despedido familia y amigos hasta la mañana de la resurrección y en los que otros han entrado para quedarse aquí, para siempre. 20 años que han dejado secuelas, cicatrices, como las del parto, que si bien reflejan momentos de mucho dolor y angustia, con los años sólo recuerdan que fue para traer a la vida un nuevo ser al que amar más que a uno mismo.

20 años enseñan que Dios mismo, por amor, pasó por momentos tremendos para poder salvar a la humanidad, y hacer que seres imperfectos como nosotros podamos gozar de la perfección, aunque no sea plena hasta que la eternidad entre en nuestro mundo de forma irreversible.

Pedro-Susana20 años demuestran que Einstein tenía razón, el tiempo es relativo, y de no ser por la perspectiva de la atemporalidad eterna que trae consigo la divina presencia, sería una perspectiva aterradora comprobar que ayer fue el primer “Sí quiero”, barrido por una onda gravitacional que lo ha convertido en un parpadeo en 20 años repentinos.

20 años tan preñados de emociones, sensaciones, recuerdos, olores, sabores, colores, que sería imposible guardar, archivar y catalogar cada uno de ellos en la más amplia enciclopedia que existiese, sin emocionarse con cada entrada y definición.

20 años hace que dejé de vivir un “yo” para vivir un “nosotros”, encontrando una realidad eterna y trascendente que Dios mismo experimentó y le llevó a decidir algo único: Crear vida. La vida compartida está viva y cobra sentido. De otro modo, ¿para qué sirve la grandeza si no es para servir y compartir?

20 años hace que doy gracias a Dios por haberme regalado aquello que desde adolescente le pedí, y que, casualidades de la vida (que no existen) Susana también pedía, la persona ideal para compartir la Vida en todos sus sentidos. ¡Y qué sabio es nuestro Dios cuando confiamos en Él plenamente!

20 años que demuestran que Proverbios 31:10-31 es escaso para definir y abarcar lo que Dios tiene para un esposo que pide a Dios le busque la compañera ideal, confirmando que la Biblia es revelación suficiente, pero que sólo es un botón de muestra de la auténtica realidad preparada para los que confían plenamente en Él.

20 años que han grabado a fuego en cada célula de nuestro ser el verdadero significado del Amor, que han demostrado que el texto de Cantares 8:6-7 no es sólo poesía: “Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; Porque fuerte es como la muerte el amor; Duros como el Seol los celos; Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. Las muchas aguas no podrán apagar el amor, Ni lo ahogarán los ríos. Si diese el hombre todos los bienes de su casa por este amor, De cierto lo menospreciarían.”

20 años que han grabado con el fuego de la pasión, y de la prueba, que incluso en la sombra de la muerte el amor vence, y que por muy grande que sea la inundación que quiera llevarse a uno de los dos, siempre estará el otro para sujetar y ayudar.

20 años que dan auténtica humildad, que han enseñado y siguen enseñando que saber mucho no sirve de nada, que el verdadero amor no se razona, sino que se da a sí mismo sin esperar nada a cambio, perdiendo toda contabilidad de adeudos, para convertirse en una constante búsqueda de entrega de sí mismo por aquél a quien amas (1 Corintios 13).

20 años que nos enseñan que la vida es efímera (Sal. 90:12), pero intensa y merecedora de ser vivida, y que entendiendo cuáles son los verdaderos motivos de vivir, convierte toda una vida terrena en un aperitivo que juguetea con el espacio tiempo, abriendo el apetito de algo más duradero, si es que se puede llegar a usar un término así cuando el tiempo ya no cuente más.

20 años que en absoluto son suficientes para dar gracias al Hacedor por aquella bendita alma que me lleva acompañando más de media vida, y por quien sigo dando gracias cada día, cada hora, cada minuto.

20 años son mucho, y no son nada, en lo profundo de una negra pupila que me mira cada día, unas veces cansada, otras emocionada, otras ilusionada con un nuevo proyecto, pero siempre ahí, mirándome, reflejando la misma mirada que el Creador dirige a cada uno de sus hijos, amor incondicional.

Pedro-Susana-SevillaPor otros 20 años más, o hasta que el tiempo deje de contar, elevo mi corazón, maltrecho físicamente en estos días, pero que sobrevive a las embestidas porque está lleno de ese Amor que sólo proviene de Dios, siendo su propia presencia la que evita que me falle más de lo debido.

¿Qué son 20 años? El prólogo de la Eternidad, que desde el primer día deseé y deseo compartir contigo, amada Susana.

Así me salió del corazón, así lo escribí, y sin revisar, lo hago público, amada mía.

FELIZ 20 ANIVERSARIO.

Anuncios

One thought on “20 años, toda una vida en un suspiro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s