Matutina-AFC

Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero. Mateo 13:30.

En este mundo quedaremos perplejos sin esperanza (como el diablo quiere que estemos), si continuamos mirando las cosas que causan perplejidad; pues nos desanimamos al ocuparnos de ellas y hablar de ellas… Podemos crear un mundo irreal en nuestra mente, o tener la imagen de una iglesia ideal, donde las tentaciones de Satanás no inducen más al mal; pero la perfección existe solo en nuestra imaginación. El mundo es un mundo caído, y la iglesia es un lugar representado por un campo donde crecen cizaña y trigo. Han de crecer juntos hasta la cosecha. No debemos desarraigar la cizaña, de acuerdo con la sabiduría humana, no sea que por las sugestiones de Satanás sea arrancado el trigo suponiendo que es cizaña. La sabiduría de lo alto vendrá al que es manso y humilde de corazón, y esa sabiduría no lo inducirá a destruir al pueblo de Dios, sino a edificarlo…

Nadie necesita equivocarse, nadie necesita perder los momentos áureos de tiempo de su corta vida buscando pesar las imperfecciones de los profesos cristianos. Ninguno de nosotros tiene tiempo para eso. Si sabemos cómo debe ser el carácter de los cristianos, y sin embargo vemos en otros lo que es inconsecuente en su carácter, determinemos que resistiremos firmemente al enemigo en sus tentaciones de hacernos proceder inconsecuentemente y digamos: “No haré que Cristo se avergüence de mí. Estudiaré más asiduamente el carácter de Cristo en quien no hay imperfección, ni egoísmo, ni tacha, ni mancha de mal, que no vivió para agradarse a sí mismo, sino para glorificar a Dios y salvar a la humanidad caída. No copiaré los caracteres defectuosos de esos cristianos inconsecuentes; las faltas que han cometido no me inducirán a imitarles. Me volveré al precioso Salvador para ser como él, seguiré la instrucción de la Palabra de Dios que dice: ‘Haya pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús’”. Filipenses 2:5.—The Review and Herald, 8 de agosto de 1893.


Por E.G.White “A Fin de Conocerle”, página 183.

Puedes ver esta matutina en vídeo:

Puedes descargar esta matutina en audio para compartir con los demás en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s