Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, Cuya esperanza está en Jehová su Dios, El cual hizo los cielos y la tierra, El mar, y todo lo que en ellos hay; Que guarda verdad para siempre, Que hace justicia a los agraviados, Que da pan a los hambrientos. (Salmo 146:5-7a RV60).

¿Cuántas veces nos sentimos seguros porque hemos encontrado a alguien en un cargo de responsabilidad que nos ha asegurado algún tipo de ayuda? El Salmo de hoy comienza a adorar a Dios, y enseguida explica por qué. El versículo 3 dice en otras palabras, no confíes en los príncipes o en ningún ser humano, porque nadie puede salvar. ¿En serio?

Es cierto que los seres humanos pueden prometer muchas cosas, y después de un tiempo, pueden cambiar de forma de pensar. Donde dijeron “sí”, un poco más tarde podría convertirse en un “tal vez”, e incluso un “no”. Lo que solemos decir “donde dije digo, digo Diego”. Por lo tanto, me he encontrado confiando en personas que han cambiado de opinión y al final, donde había una “promesa” de apoyo, se encuentra lo contrario. Esto puede ocurrir en cualquier área de la vida, en el trabajo, dentro de la familia, etc.

A veces, hemos confiado en alguien que, durante un tiempo, nos ha estado ayudando a mantenernos a salvo de, digamos, un “enemigo”. Y descubrimos que ese “enemigo” ha hecho amistad con el jefe de tu protector. Tu batalla está perdida. Tu benefactor ya no puede ayudarte. Tal vez incluso se encuentre en problemas por tu “culpa”. Esa es una estrategia que mucha gente sigue. Si tengo un problema con este tipo, voy a convencer a su jefe de lo contrario. Triste.

Pero seamos positivos. Pensemos que encontramos a alguien que consagra su tiempo y esfuerzos para ayudarte y protegerte por toda la vida. Imaginemos que tienes un gran problema y encuentras un aliado que te protegerá de cualquier ataque o peligro. Podrías imaginar a todos los enemigos reteniendo su furia, porque esa persona está ahí para protegerte. Pero, lamentablemente, ninguno dura para siempre en esta tierra. Al menos, hasta que llegue la eternidad, una vida en la tierra dura un período de tiempo desconocido y limitado.

Y esa es la razón por la que nunca debemos confiar solamente en los seres humanos. Incluso si tenemos la seguridad de que esta persona que ha prometido ayudarnos, lo hará, puede ocurrir que esta persona pueda ser despedida, expulsada, trasladada a otro lugar, o incluso muera. He visto alianzas rotas después de que el presidente de un gobierno cambia, acuerdos rotos porque el responsable ha fallecido inesperadamente. Incluso en el mejor de los casos, somos carne, y nadie puede asistir y proteger a nadie como lo puede hacer Dios.

es-promesaEs por eso que Dios nos da Sus maravillosas promesas en este Salmo. Bienaventurados los que confían en Dios, porque Él es quien ha creado todo. En otras palabras, Él es el Dueño, el Maestro, y ninguno está por encima de Él. Él es el Creador.

Pero continúa. Él es el que permanece fiel para siempre. El que guarda la verdad, por lo que siempre seguirá siendo verdad. Nunca cambiará su forma de pensar como hacen algunas personas. Podemos estar seguros, porque si Él dijo “sí”, siempre seguirá siendo un “sí”.

Él es el que defiende las causas de los oprimidos, el defensor de toda justicia. Nunca abandonará tu caso, y nunca habrá otro “abogado” más importante que Él que podría cambiar su decisión.

Él es quien alimenta a los hambrientos. Hay muchos tipos de hambre. El hambre de justicia, o de amor, no sólo el hambre física (que se incluye en el sentido, por supuesto). Cuando Dios hace provisión para nuestras necesidades, no lo hace con las sobras. Lo hace con materiales y soluciones de primera clase.

Por eso no debemos confiar en nadie más que en Dios, y sólo en Dios. Es seguro que utilizará a los seres humanos para ayudar a otros, pero no debemos confiar en la “herramienta”, sino en el Ingeniero que sabe qué herramienta utiliza en cada caso, y si una herramienta se estropea o se rompe, el Ingeniero la reemplazará por otra. Él lo ha prometido y Él lo cumplirá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s