Meditación inspirada en un control de entrada de un famoso parque temático, en el que para entrar, una persona que trabaja en el lugar tuvo que franquearnos la entrada presentando sus credenciales autorizando nuestra entrada. En el cielo sucede igual, no tenemos ningún derecho a acceder ni a “comprar” una entrada, es sólo que por los méritos de Cristo podremos entrar.

Suscríbete en Instagram: @minutinas

Suscríbete en YouTube: http://bit.ly/minutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s