Cuando mis hijos eran pequeños fueron invitados a una fiesta de cumpleaños en un parque infantil. En esa fiesta había un niño que no paraba de pegar a los demás niños, mientras su madre no hacía absolutamente nada por corregirlo. En un momento de desesperación mis hijos me pidieron ayuda para poner orden en el parque infantil. Así lo hice y las demás madres empezaron a aplaudir ante el gesto. Esto me recuerda el Salmo 14 donde Dios dice … (ver el vídeo para conocer el final del mensaje).

Suscríbete en Instagram: @minutinas

Suscríbete en YouTube: http://bit.ly/minutinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s