El consumo de medios y de Internet en Francia (y los adventistas)

Recientemente la agencia Mediametrie.fr ha publicado los resultados de sus estudios sobre el consumo de medios e Internet por los Franceses sobre el territorio metropolitano (Francia continental europea) así como las regiones de ultramar.

Los resultados han sido casi previsibles. Sin embargo, esta lectura de varios artículos me ha permitido comprender un poco mejor el nicho de la audiencia interna y la incompatibilidad de nuestras premisas con las audiencias externas de la Iglesia Adventista.

Para no ser pesado, voy a resumir los datos de los estudios de Mediametrie.

1. Audiencia global de Internet en Francia en febrero 2018.

  • 52,3 millones de individuos se han conectado al menos una vez a Internet en febrero de 2018, esto es el 83,5 % de la población francesa de 2 años o más.
  • Una media de 42,6 millones de internautas se han conectado a Internet cada día, esto representa el 67,9 % de la población francesa. Entre los internautas que se conectan a diario, más de 1 de cada 10 (11,5%) utiliza las tres pantallas (ordenador, móvil y tablet).
  • Respecto al conjunto de la población francesa de 2 años o más de edad, el tiempo pasado en Internet por persona es de 38 minutos en el ordenador y 41 en el móvil.

El resultado es indiscutible. El 83,5% de la población francesa está conectada a Internet. (Fuente : Mediametrie). Es el único medio de poder rodear las barreras que presenta la laicidad del Estado.

2. La audiencia de vídeo bajo demanda (en línea) en Francia durante enero 2018,

  • En enero de 2018, 29,5 millones de individuos han visto al menos un vídeo en su ordenador, esto es, más de la mitad de los internautas y casi la mitad de la población de 2 años o más.
  • Han dedicado un cuarto de su tiempo (23%) al mes para ver vídeos.

En cualquier caso, más de la mitad de los internautas consumen medios audiovisuales en Internet. (Fuente : Mediametrie).

3. Consumo de medios en Ultramar en el año 2017

  • De media más del 80% de la población de regiones de ultramar han visto la televisión de forma diaria.
  • De este modo, si el 85% de los habitantes de las Antillas, de la Guyana o aún de la Réunion están ya conectados a Internet. Hoy en día 3 de cada 4 personas navegan la red todos los meses (Fuente : Mediametrie).

Sin querer ser naïf, estos resultados me han llevado a reflexionar sobre el estado de cosas de la comunicación dentro de la iglesia adventista, al menos, en el norte de Francia donde sirvo actualmente.

Las comunicaciones dentro de la región metropolitana a nivel digital están un poco anticuadas. Recientemente, gracias a los servicios de HopeMedia FFN, la Federación del Norte de Francia (FFN) ha cambiado la página web por un sitio más activo, interactivo, adaptable a todas las pantallas, y con un albergamiento de contenidos distribuidos en diferentes plataformas para facilitar la velocidad de carga de las webs.

Sin embargo, los hábitos de consumo de los adventistas en Internet no coinciden con los hábitos detectados por Mediametrie. En un encuentro con representantes de las iglesias de la FFN pregunté: “¿Cuántos de los presentes aquí hoy están conectados?” La respuesta me pilló desprevenido. Solamente entre el 10 y el 15% de los presentes levantaron la mano.

En resumen, he encontrado una diferencia importante entre la población adventista y la sociedad general que la rodea en territorio metropolitano (europeo). Por ser breve, después de reflexionar sobre los resultados de Mediametrie y mi corta experiencia como responsable de comunicaciones en la FFN, aquí mis conclusiones, que deberían llevarnos a tomar acciones:

Conclusiones :

1. El objetivo principal de la administración y responsables de la FFN y sus iglesias a la hora de usar los medios no es el gran público en general. Dicho de otro modo, nos centramos en nosotros mismos.

Esto puede responder a razones diferentes, promover nuestras actividades, defender nuestro liderazgo, por supuesto, un deseo y necesidad de ser transparentes hacia los miembros, y quizá también miedo a cambiar nuestro discurso.

2. No estamos acostumbrados a informar. Preferimos promover actividades pero nos cuesta mucho ofrecer estas actividades al gran público. La mayoría de promociones hechas utilizan un lenguaje interno que pocos entre los no adventistas podrán comprender.

3. Las generaciones que dirigen las iglesias a nivel local no están familiarizadas con las nuevas tecnologías y lo digital.

Lo que me ha sorprendido es que en las regiones de ultramar, Internet ya ha alcanzado a los medios tradicionales, pero parece que es un resultado de una evolución reciente (el informe es del 2017 y parece que la tendencia es desde 2014 o poco antes o después). Entonces, la realidad de nuestra iglesia sobre la región de la FFN está en desigualdad con el contexto social presente.

Hay varias conclusiones a anotar, pero es preferible proponer iniciativas que nos puedan ayudar a mejorar esta realidad.

Iniciativas :

  1. Invertir en una comunicación interna con un lenguaje comprensible por los públicos externos.
  2. Mejorar nuestros medios digitales, actualizar todos los sitios web posibles a todos los niveles.
  3. Producir contenidos que se dirijan a los no adventistas. Sí, la profecía y otros mensajes son muy importantes y necesarios, pero no los únicos. Nos “sobrealimentamos” sin dar de comer a los que nos rodean. Además, es nuestra verdadera razón de existir en tanto que iglesia y movimiento profético. Esto hay que hacer sin dejar de hacer lo otro…
  4. Promover el compromiso de la juventud en los puestos de responsabilidad en las iglesias locales, y sobre todo, en los ministerios de comunicación, medios y audiovisuales e Internet.
  5. Implicarnos en las diferentes plataformas digitales a nivel personal, cada miembro de iglesia, tales como redes sociales, blogs, uso de nuevas tecnologías, etcétera.
  6. A nivel institucional,
    1. Perder el miedo a entrar definitivamente en el mundo digital.
    2. Perder el miedo a contactar y abrir las puertas a los medios seculares.
    3. Perder el miedo a ser proactivos en la opinión y vida social y civil.

Podríamos añadir más iniciativas, pero solamente esta lista es suficiente para reflexionar en el futuro de la iglesia en tanto que institución viva, comunicativa y proactiva en la sociedad que la rodea.

Descargar el artículo en PDF aquí.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.