¿Existe Dios?

Si usted está leyendo estas páginas es porque, de un modo u otro, está buscando a Dios, o al menos desea conocerlo en profundidad.

Pero el hecho de buscar no quiere decir que se tenga la certidumbre de su existencia, aunque ya es un buen comienzo.

Para muchos su existencia es un hecho incontestable. Normalmente se debe a una profunda experiencia personal entre el individuo y la persona divina transcendente. Hay muchas evidencias que sostienen y apoyan la existencia de un Ser o Fuerza superior divina, que conocemos por “Dios”. Esas mismas evidencias son cuestionadas por muchos.

Sólo considerando el conjunto de evidencias en la historia, la arqueología, la ciencia y el cumplimiento de profecías que hay que conocer para poder verificar o descartar finalmente, nos darán una base sólida, razonada y razonable para llevar a un veredicto personal concluyente.

En definitiva, si existe un Dios, ha tenido que buscar la forma de poder revelarse a sí mismo a la humanidad de forma suficiente. Entre muchos libros que afirman contener una Revelación superior, la Biblia destaca desde hace siglos por diferentes razones.

En la Biblia encontramos varios textos que suscitan cuestiones sobre el origen de la información y datos científicos allí reflejados. Veamos tres ejemplos:

  1. En Job 26:7, texto que habla del poder de Dios, leemos:

“Dios extiende el cielo sobre el vacío; sobre la nada tiene suspendida la tierra.” (NVI)

Durante mucho tiempo creímos que la tierra era plana y que estaba apoyada sobre grandes columnas. Fue la teoría geocéntrica (ptolemaica) la que colocaba a la Tierra en el centro de la órbita solar. Más tarde, Copérnico y Galileo apoyaron la teoría heliocéntrica de que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol. Para ello, tenía que permanecer en la “nada”, en el vacío. Sabemos que las autoridades eclesiásticas y científicas de la época estaban limitadas. Al igual que lo estuvo la ciencia de entonces, la ciencia moderna diría de ese texto en el presente: “si lo que la Biblia dice en Job 26:7 no es científicamente racional, entonces es mentira”.

Hoy en día, nadie duda de que la Tierra está suspendida en el vacío y nuestros hijos estudian el sistema solar en las escuelas. Pero durante cientos de años (miles, ya que, entre Copérnico, nacido en 1473 d.C., y Job, un libro escrito en el siglo XV a.C. hace unos 3000 años), el que apoyaba esta teoría estaba en peligro de ser torturado y ejecutado. ¿Cómo lo supo Job? Nadie tenía suficiente “conocimiento científico” para probarlo o conocerlo por sí mismo durante miles de años. Sólo una Mente superior podría habérselo revelado.

  1. El peso del aire. Job 28:25.

“Cuando señalaba su peso al viento y definía la medida de las aguas” (BLP).

Hoy en día, nadie duda de que el aire tiene un peso. Pero desde esta declaración bíblica, desde el siglo XV a.C. hasta que Torricelli descubrió el Barómetro por casualidad (en 1643), y por lo tanto la presión atmosférica, pasaron más de 3000 años.

Evangelista Torricelli, un asistente de Galileo, vertió un poco de mercurio en un tubo de vidrio y colocó su pulgar en un extremo. Luego trató de sacar el mercurio del tubo, pero fue imposible. Se había formado un pequeño vacío entre su pulgar y el mercurio; en cierto modo, mantenía el líquido pesado en su lugar. Había descubierto “el vacío”, la presión del aire exterior mantenía el mercurio dentro del tubo sin dejarlo salir. Desde entonces, sabemos que el aire pesa. Un litro de aire, pesa alrededor de 1 gramo. En un metro cuadrado de la superficie terrestre descansa una columna de aire que pesa unos 10.000 kilos. Estamos acostumbrados a esta presión, por eso no la percibimos. Si antes de este descubrimiento alguien hubiera dicho que el aire pesaba, no lo habríamos tomado en serio. Pero si la hipótesis se hace “porque lo dice la Biblia”, la burla está asegurada. Sí, la Biblia dice que el aire pesa. Esto fue escrito unos 3500 años antes de Torricelli. Todo lo que la Biblia dice en nombre de la ciencia fue ridiculizado. Hoy en día, sucede lo mismo, pero hay una diferencia, hoy nadie discute la “locura” del peso del aire.

  1. Isaías, hablando de Dios, hizo la siguiente declaración sobre la esfericidad de la tierra. Isaías 40:22.

“Dios se sienta sobre el círculo de la tierra; la gente que hay abajo le parecen saltamontes. Él despliega los cielos como una cortina, y hace con ellos su carpa” (NTV).

En Proverbios 8:27, hay otra declaración sobre este tema:

“Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo” (RVR60).

Cuando Cristóbal Colón dijo que la Tierra era redonda, los científicos de la época se burlaron de él. De hecho, sacó esta idea de su lectura de la Biblia. Hoy en día, todo el mundo está convencido de que la tierra es redonda. Entre Colón e Isaías, hay un intervalo de más de 2000 años. Así, durante más de 2300 años, todos los que decían que la Tierra es redonda, “porque la Biblia lo dice”, sufrieron burlas, desprecio e incluso persecución porque no era “científico”.

Si la Biblia demostró tener razón sobre las cosas que eran “locura” hasta que se ha probado que eran correctas, ¿por qué dudar de otras partes de la Biblia que dicen cosas que parecen “contrarias” a la ciencia? Es claro que, en todos estos casos, la humanidad tardó miles de años en desarrollar su conocimiento y tecnología, para verificar o probar lo que dice la Biblia. Por lo tanto, estas afirmaciones tenían que ser comunicadas a aquellos que las escribieron, por un Ser superior, el Creador de todo este mundo y lo que contiene.

Le invito, amigo lector, a continuar descubriendo la Biblia y, a través de ella, al Dios que supera toda nuestra imaginación y desea revelarse a sí mismo y revelarnos información vital para cada ser humano.

Descargue hoy en el curso “Descubriendo la Biblia” gratuitamente: http://bit.ly/2tDn8sP cuya primera lección amplía aún más el texto de hoy.

Pedro Torres – Director del IEBC.org

Descarga este artículo en PDF aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .