El milagro de ser mujer

No he tenido el privilegio de ser mujer, pero sí tengo el privilegio de ser hijo de madre sorda. Soy esposo, padre de una hija y he sido hermano de una hermana, todas ellas mujeres excepcionales.

Jesús tuvo lazos con su madre que José jamás pudo comprender. La Biblia, lejos de afirmar y sostener la diferencia jerárquica entre los géneros, está constantemente luchando para derribar las barreras de la desigualdad. Confundimos diferencias biológicas y funcionales con diferencias jerárquicas que no deberían existir.

Si cada esposo amase a su esposa como Cristo amó a la iglesia (Efesios 5:25), veríamos a hombres dispuestos a entregar su vida por proteger la de su esposa. Veríamos hombres rindiendo honores (1 Pedro 3:7) a sus esposas, madre e hijas, como lo hace un súbdito ante una reina.

Podríamos hacer una larga lista de mujeres ilustres en la Biblia que llegaría hasta Asia Bibi, ejemplo de lo que significa ser mujer en la mayoría de países hoy en día. Si a esa “maldición” de nacer mujer, se añade tener fe en Jesús, la muerte prematura es una negra promesa que ensombrece su rostro cada día.

Asia Bibi fue condenada a muerte por supuestas blasfemias en 2010. Este mes de enero, a diferencia de miles de mujeres que han dejado su vida en estos años, Asia ha logrado salvar la vida. Nos felicitamos ante la victoria simbólica de Asia Bibi, y es bueno hacerlo, pero, me quedan preguntas sin respuesta.

¿Puede haber mujeres que sufran una posible pena de muerte en mi entorno? Una depresión sin tratar puede acabar en un suicidio. Una mujer que sufre malos tratos, puede acabar víctima de quien debería honrarla y cuidar de ella. ¿Realmente hacemos esfuerzos para empatizar y comprender a la mujer?

Cristo lo hizo, trató a las mujeres como a un igual, empezando por su madre, María Magdalena, la mujer siro-fenicia, la que buscaba agua en el pozo de Jacob, la viuda que dio ofrendas, la suegra de Pedro, y otras muchas más. Cristo quiso devolver a la mujer al estatus que le corresponde. Nos quejamos de los países no cristianos, pero, ¿cuál es nuestra actitud, cristianos, incluso dentro de la iglesia?


Descarga esta editorial en PDF aquí.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.